La Casa de la Noche
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» Despertada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:48 pm por Zoey Redbird

» Quemada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:41 pm por Zoey Redbird

» Tentada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:35 pm por Zoey Redbird

» Atrapada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:31 pm por Zoey Redbird

» Indómita - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:25 pm por Zoey Redbird

» Elegida - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:19 pm por Zoey Redbird

» Traicionada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:13 pm por Zoey Redbird

» Marcada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:07 pm por Zoey Redbird

» Juramento del Dragón (P. C. Cast)
Sáb Sep 17, 2011 3:16 pm por Zoey Redbird

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




Tentada - Primer capítulo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tentada - Primer capítulo

Mensaje por Zoey Redbird el Dom Sep 18, 2011 12:35 pm

TENTADA


Capítulo 1

ZOEY
El cielo nocturno de Tulsa estaba iluminado con una mágica media luna. Su brillantez hizo que el hielo que cubría la ciudad, y la abadía Benedictina en el que había tenido lugar nuestro enfrentamiento con un inmortal caído y una temible Alta Sacerdotisa, brillara de manera que todo a mí alrededor pareciera tocado por nuestra Diosa. Miré a la luz de la luna que se poso frente a la Gruta de María, el lugar de poder donde no hacia mucho Espíritu, Sangre, Tierra, Humanidad y Noche habían sido personificados y, a continuación se juntaron para triunfar sobre el odio y la oscuridad. La imagen tallada de María, rodeada de rosas de piedra dentro de una cornisa en la gruta, parecía ser un faro por la luz de plata. Me quedé mirando la estatua. La expresión de María estaba serena, sus mejillas cubiertas de hielo brillaban como si estuviera llorando de alegría en su quietud. Levante la mirada hacia el cielo. Gracias. Envié una oración en silencio hasta la hermosa media luna que era el símbolo de mi diosa, Nyx. Estamos vivos. Kalona y Neferet se han ido. ―Gracias‖, susurre a la luna. Escucha la música en tu interior. . . Las palabras se extendieron por mí, sutiles y dulces como las hojas ensalzadas por una brisa de verano, rozando mi conciencia tan ligeramente que mi mente apenas las registraba, aunque la orden que susurró Nyx se imprimió en mi alma.
Yo estaba vagamente consciente de que había un montón de gente (bueno, monjas, novatos, y unos pocos Vampiros) a mi alrededor. Podía oír la mezcla de gritos, conversaciones, llantos y risas que llenaban la noche, pero todo se sentía distante. En ese momento, las únicas cosas que eran reales para mi eran la luna y la cicatriz que atravesaba mi pecho, de un hombro hacia el otro. Sentí un hormigueo en respuesta a mi oración silenciosa, pero no era un hormigueo de doloroso. No realmente. Era una sensación familiar cálida, el hormigueo que me aseguraba que era Nyx, una vez más, quien me marcaba como suya. Yo sabía que si me asomaba por debajo del cuello de mi camisa iba a encontrar un nuevo tatuaje adornándome, por encima de la cicatriz, había hermosas y exóticas filigranas de zafiro, un signo que demostraba que yo estaba siguiendo el camino de mi diosa. -―¿Erik y Heath, encontraron a Stevie Rae, Johnny B, y Dallas, a continuación, comprobaron el perímetro de la abadía para tener la certeza de que todos los cuervos Mockers huyeron con Kalona y Neferet!‖- Daríus gritó, sacándome de mi cálida oración, de un brusco modo, y una vez mas me había sorprendido por ello, era como si un iPod estuviera en un volumen alto, el sonido hizo que la confusión inundara mis sentidos. -―Pero Heath es humano. Un cuervo Mocker podría matarlo en un segundo.‖- El estallido palabras salió de mi boca antes de que pudiera pensarlas, lo que demostró más allá de toda duda que ser una lunática no era mi única tonta habilidad. Como era de esperar, Heath se hincho como un gato y grito. -―Zo, yo no soy un miedoso, ¡demonios!‖- Erik, luciendo muy alto y con plena madurez, con un te-golpeare-porque-soy-un-vampiro en sus ojos, resopló y dijo con sarcasmo: -―No, tu eres un maldito humano. Espera, ¡eso te hace un miedoso!‖-
-―Así que después de derrotar a los grandes chicos malos, en tan solo cinco minutos Erik y Heath ya están golpeándose el pecho el uno al otro. ¿Cómo pueden ser tan predecibles?‖- dijo Afrodita con su rictus sarcástico patentado, cuando se unió a Daríus, pero su expresión cambió por completo cuando ella fijo su atención hacia el Guerrero Hijo de Erebus. -―Eh, querido. ¿Estás bien?‖- -―No te preocupes por mí‖- dijo Daríus. Sus ojos se encontraron con los suyos, y prácticamente telegrafió la química entre ellos, pero en vez de ir a ella como solía hacer, y darle algunos besos muy fuertes, se mantenía centrado en Stark. La mirada Afrodita pasó de Daríus a Stark. -―Eew, bueno, eh. Su pecho esta totalmente horroroso y crujiente.‖- James Stark estaba de pie entre Daríus y Erik. Ok, bueno, de pie, no era exactamente como estaba. Stark se balanceaba y tenía la mirada muy inestable. Haciendo caso omiso de Afrodita, Erik intervino. -―Daríus, probablemente deberías entrar a Stark. Voy a coordinar la vigilancia con Stevie Rae y me asegurare de que todo funcione sin problemas aquí.‖- Sus palabras se escuchaban bien, pero su tono era yo-soy-el-gran-hombre-a-cargo, y siguió con un condescendiente -―E incluso voy a dejar a Heath ayudar‖- lo que realmente sonaba como una burla. -―¡Tu vas a dejarme ayudar?‖- Heath chasqueó. -―Tu mamá me deja ayudarla.‖- -―Hey, ¿cual de ellos se supone que es tu novio?‖- Stark, me preguntó. Incluso en el terrible estado en que estaba, el capturo mi mirada. Su voz era áspera, y parecía aterradoramente débil, pero sus ojos brillaban con humor. -―¡Yo lo soy!‖- Heath y Erik dijeron juntos. -―OH, por el amor de dios, ¡Zoey, ambos son unos idiotas!‖- dijo Afrodita. Stark comenzó a reírse entre dientes, lo que se convirtió en una tos, que pasó de nuevo a un doloroso suspiro. Sus ojos estaban en blanco y, como un árbol, se desplomó. Moviéndose con la rapidez que naturalmente tiene un Guerrero hijo de Erebus, Daríus capturo a Stark antes de que cayera al suelo.
-―Tengo que llevarlo dentro,‖- dijo Daríus. Sentí que mi cabeza iba a explotar. Desplomado entre los brazos de Daríus, Stark se veía bien a su manera, ya que era un no-muerto. -―Yo, yo ni siquiera se donde queda la enfermería,‖- tartamudeé. -―No hay problema. Voy a buscar a un pingüino para que nos muestren,‖- dijo Afrodita. -―¡Eh, tú, monja!‖- Le gritó a una de las hermanas que iban vestidas de blanco y negro, quienes se habían escabullido de la abadía después de que finalizo el caos tras la batalla de la noche. Daríus se acerco a la monja, con Afrodita siguiéndolo. El guerrero me miró por encima del hombro. -―¿Vienes con nosotros, Zoey?‖- -―Tan pronto como me sea posible.‖- Antes de que pudiera hacer frente a Erik y Heath, un acento familiar que hablo detrás de mí salvó el día. -―Ve con Daríus y Afrodita, Z. Yo me encargaré del tonto y el re-tonto y me aseguraré de que no haya monstruos por aquí.‖- -―Stevie Rae, eres la mejor amiga de las mejores amigas.‖- Me volví y la abrace rápidamente, adorando lo tranquilizador, sólido y normal que se sentía. En realidad, parecía tan normal que tuve una punzada extraña cuando dio un paso atrás, me sonrió y la vi, como si fuera la primera vez, con los tatuajes de color escarlata que se extendían desde la rellenada Media Luna en el centro de su frente y a ambos lados de su cara. Una astilla de inquietud paso a través de mí. Malinterpretando mi duda, ella dijo:-―No te preocupes acerca de estos dos tontos. Los separare rápidamente.‖- Cuando me quedé mirándola, la sonrisa que tenía se atenuó. -―Eh, sabes que tu abuela está bien, ¿verdad? Kramisha la llevo dentro después de que Kalona fue desterrado y la hermana María Ángela acaba de decirme que ella iba a vigilarla.‖-
-―Sí, me acuerdo, Kramisha la ayudaba con la silla de ruedas. Sólo estoy. . .‖-Mi voz se apagó. ¿Solo estoy qué? ¿Cómo podía poner en palabras aquella sensación de que no todo estaba bien con mi mejor amiga y el grupo de chicos que estaba con ella?, ¿y cómo podía decírselo a mi mejor amiga? -―Estás cansada y preocupada por un montón de cosas,‖- Stevie Rae dijo en voz baja. ¿Fue comprensión lo que vi parpadeando a través de sus ojos? ¿O era algo más, algo más oscuro? -―Yo me encargo, Z, y me ocupare de las cosas aquí. Debes asegurarte de que Stark este bien.‖- Me abrazó de nuevo, y luego me dio un pequeño empujón en dirección a la abadía. -―Gracias,‖- dije sin convicción, partí hacia la abadía ignorando totalmente a los dos novatos que estaban allí mirándome. Stevie Rae dijo después de mí, -―Hey, recuerda que Daríus o alguien deberá estar alerta todo el tiempo. Falta sólo una hora para el amanecer, y tu sabes que todos los novatos rojos deberán alejarse del sol en ese momento.‖- -―Sí, no hay problema. Voy a recordarlo,‖- dije. El problema era que me era cada vez más difícil para mí, olvidar que Stevie Rae no era lo que solía ser.

_________________
avatar
Zoey Redbird
Alta Sacerdotisa

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 15/09/2011
Localización : Casa de la Noche

Ver perfil de usuario http://lacasadelanoche.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.