La Casa de la Noche
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» Despertada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:48 pm por Zoey Redbird

» Quemada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:41 pm por Zoey Redbird

» Tentada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:35 pm por Zoey Redbird

» Atrapada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:31 pm por Zoey Redbird

» Indómita - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:25 pm por Zoey Redbird

» Elegida - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:19 pm por Zoey Redbird

» Traicionada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:13 pm por Zoey Redbird

» Marcada - Primer capítulo
Dom Sep 18, 2011 12:07 pm por Zoey Redbird

» Juramento del Dragón (P. C. Cast)
Sáb Sep 17, 2011 3:16 pm por Zoey Redbird

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




Quemada - Primer capítulo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quemada - Primer capítulo

Mensaje por Zoey Redbird el Dom Sep 18, 2011 12:41 pm

QUEMADA


Capítulo 1

KALONA
Kalona elevo sus manos. Sin vacilar. No tenia duda de lo que debía de hacer. Él no dejaría que nada o nadie se interponga, y el chico humano que estaba allí, se interponía entre él y lo que más deseaba. Particularmente, él no deseaba matar a ese chico; pero tampoco le quería vivo. Era una simple necesidad. Y no sintió ningún remordimiento ni pena. Como había sido la norma durante muchos siglos desde su caída, Kalona sentía muy poco. Entonces, indiferentemente, el malvado alado inmortal torció el cuello del chico y puso fin a su vida.
"¡No!"
La angustia de aquella voz congeló el corazón de Kalona. Él dejó caer el cuerpo sin vida del chico y giro a tiempo para ver a Zoey corriendo rápidamente en su dirección. Sus ojos se encontraron. En los de ella había desesperación y odio. En los suyos solo una negativa imposible. Él intentó formular palabras para darle una explicación – y así ella podría perdonarle. Pero no hubo nada que pudo decir para cambiar lo que ella había visto, aun si él tratará de hacer lo imposible, ya no había tiempo.
Zoey lanzó todo el poder de su elemento, el espíritu, hacia él.
Este golpeó al inmortal, con tanta fuerza que traspaso la fuerza física. El espíritu era su esencia - su corazón - el elemento que le había sustentado por siglos y con el cual él siempre había estado mucho más cómodo, así como también más poderoso. El ataque de Zoey le quemó. Le elevó con tal fuerza que fue arrojado sobre el enorme muro de piedra que separaba la isla de los vampiros y el Golfo de Venecia. El agua helada le absorbió, sofocándole. Por un instante el dolor dentro de Kalona era tanto, que él no quiso combatirle. Quizá él debería dejar que esta terrible lucha de enredos y vida, terminara. Quizá, otra vez, él debería permitirse ser vencido por ella. Pero en menos de un latido después de que tuvo ese pensamiento, él le sintió. El alma de Zoey destrozada, así como él había caído de un reino a otro, su espíritu se había ido de este mundo.
El conocimiento de eso, le hirió mucho más que el golpe que había recibido.
¡No Zoey! Él nunca había tenido la intención de dañarla. Aun entre todas las maquinaciones de Neferet, a través de todas las manipulaciones y planes de la Tsi Sgili, él se había aferrado al conocimiento de que, a pesar de todo, él terminaría usando sus vastos poderes de inmortal para mantener a salvo a Zoey ya que ella era lo más cercano a Nyx que el podría encontrar en este mundo - y esa era la única verdad para él.
Peleando por recobrarse del ataque de Zoey, Kalona elevo su macizo cuerpo por encima del agarre de las olas y se dio cuenta de la verdad. Por culpa suya, el espíritu de Zoey se había ido, lo que significaba que ella había muerto. Con su primera respiración, él soltó un grito desesperado, repitiendo así la última palabra de Zoey, "¡no!".
¿Él en realidad había creído que después de su caída ya no tenia sentimientos?. Las emociones le golpearon fuertemente mientras volaba por encima de las olas, con su espíritu herido y desbaratado, odiándose a si mismo, débil y destrozado. Con la visión borrosa, ennegrecida, fijo su mirada a través de la laguna, en busca de luces que le indicaran que ya estaba cerca a la tierra. Él nunca iría allí. Tenia que ir al palacio. No tenía alternativa. Usando las últimas reservas de su fuerza, las alas de Kalona aletearon sobre el aire frío, elevándose por encima de la pared, donde tuvo que encogerse en la tierra congelada.
Él no supo cuánto tiempo yació allí entre la fría oscuridad de la destrozada noche mientras sus emociones abrumaban su destrozada alma. En algún lugar de su inaccesible mente, él entendía la familiaridad de lo que le había ocurrido. Él había vuelto a caer, pero esta vez, solo se trataba de su alma y no de su cuerpo - aunque su cuerpo parecía ya no obedecerle más.
Él sintió su presencia antes de que ella hablara. Había sido así desde el primer momento, así el lo deseara o no - simplemente se sentían el uno al otro.
―¡Permitiste que Stark presenciara el asesinato del chico‖ La voz de Neferet era aun más fría que el mar de invierno.
Kalona giro su cabeza para poder ver más que el dedo del pie metido en un estileto. Él la contempló, pestañeando para intentar aclarar su vista.
"Fue un accidente" Trato de encontrar su voz, y que este no sonara como un susurró áspero. "Zoey no debería de haber estado allí‖
"Los accidentes son inaceptables, y no me importa nada si ella estuvo allí. En realidad, el resultado me conviene"
―¿Sabes que su alma se ha destrozado?‖ Kalona odió la debilidad antinatural en su voz y el extraño letargo en su cuerpo, casi tanto como su odio hacia la helada belleza de Neferet y el efecto que esta tenia sobre él.
"Imagino que la mayoría de los vampiros en la isla lo sabe. Lo que es típico de ella, el espíritu de Zoey no guardó exactamente silencio en su despedida. Lo que me pregunto, sin embargo, es ¿cuántos de los vampiros sintieron el golpe que la jovencita te dio poco antes de que ella desapareciera?" Neferet golpeó ligeramente su barbilla, pensativamente, con una larga y afilada uña.
Kalona guardo silencio, luchando por centrarse en si mismo y así juntar las piezas de su destrozado espíritu, pero la tierra bajo su cuerpo, ejercía una presión real, y él no tenia fuerzas para elevarse y así alimentar su alma con los vestigios etéreos del otro mundo que flotaban por allí.
"No, no creo que los demás hayan sentido eso" Neferet continuó, con una voz más fría, más calculadora. "Ninguno de ellos está relacionado a la Oscuridad, como tú, o como yo. ¿Cierto mi amor?‖
"Somos los únicos conectados" Kalona logro pronunciar, aunque él repentinamente, deseo que esas palabras no fueran ciertas.
"Ciertamente. . ." Ella dijo, distraída en sus propios pensamientos. Fue entonces cuando los ojos de Neferet se ensancharon como si una nueva revelación hubiera llegado a ella. "Por mucho tiempo me pregunte cómo es que A-Ya logró herirte, a ti que eres tan poderoso e inmortal, era ridículo pensar que esas viejas-feas cherokees pudieron atraparte. Pero, creo que la pequeña Zoey acaba de darme esa respuesta, que tú, cuidadosamente has mantenido oculta de mí. Tu cuerpo puede ser dañado sólo a través de tu espíritu. ¿No es eso fascinante?‖
"Me curaré". Él puso toda la fuerza en su voz, que le fue posible. "Haz que regrese al Castillo en Capri. Lléveme al techo, mientras más cerca al cielo este, podre recobrar mis fuerzas‖
"Imagino que así sería – antes hubiera hecho eso. Pero tengo otros planes para ti, mi amor". Neferet alzó sus brazos, extendiéndolos por encima de él. A medida que ella continuaba hablando, comenzó a tramar en el aire, con sus largos dedos, creando patrones intrincados, como si fuera una araña tejiendo una red. "No dejaré que Zoey se entrometa entre nosotros de nuevo".
"Un alma destrozada es una sentencia de muerte. Zoey ya no es una amenaza para nosotros", él dijo. Con ojos sagaces, Kalona observó a Neferet. Ella estaba rodeada de una oscuridad pegajosa que él reconoció demasiado bien. Él había pasado muchas vidas luchando en contra de esa Oscuridad antes de aceptar su frio poder. Ella le manejaba familiar, e impacientemente bajo sus dedos. Ella no debería de poder dominar la Oscuridad tan tangiblemente. El pensamiento nació en su mente cansada. Una Alta Sacerdotisa no debería tener tal poder.
Pero Neferet ya no era solo una Alta Sacerdotisa. Ella había sobrepasado los límites de ese papel hace algún tiempo, y ella no tenía ningún problema al controlar la oscuridad que se contorsionaba bajo el manejo de su control mágico.
Ella era inmortal, Kalona se dio cuenta, y con el entendimiento, el miedo se unió a la pena, la desesperación y la cólera en un mismo lugar, dentro del Guerrero caído de Nyx.
"Cualquiera creería que es una sentencia de muerte segura", Neferet habló serenamente mientras dibujaba en el aire, mas hilos oscuros, "pero Zoey tiene un inconveniente y terrible hábito de sobrevivir. Esta vez voy a asegurarme de su muerte".
"El alma de Zoey también tiene el hábito de reencarnar", él dijo, intentando quitarse la atención de Neferet sobre él.
―¡Entonces la venceré una y otra vez!‖ La concentración de Neferet sólo aumentó con la cólera que sus palabras evocaron. La oscuridad que ella tejía se intensificó, contorsionándose e hinchándose en el aire, mientras la rodeaba.
"Neferet" él intentó alcanzarla usando su nombre. "¿Entiendes en verdad lo que estas tratando de controlar?‖
Su mirada fija se encontró con la de él, y, por primera vez, Kalona vio la mancha de color escarlata que yacía en la negrura de sus ojos. "Por supuesto que lo hago. Es aquello a los que los seres inferiores le llaman maldad"
"Yo no soy un ser inferior, y yo, también, le llamo maldad".
"Ah, pero por siglos no lo hiciste" Su risa fue cruel. "Pero parece que últimamente has estado viviendo demasiado con las sombras de tu pasado en lugar de celebrar el nuevo poder de la preciosa oscuridad en el presente. Y yo sé quién tiene la culpa de eso".
Con un tremendo esfuerzo, Kalona se sentó.
"No. No quiero que te muevas". Neferet le dio un pequeño golpe con uno de sus dedos, y un hilo de oscuridad serpenteo alrededor de su cuello, le presiono, y le mantuvo a la fuerza cerca al suelo, inmovilizándole.
―¿Qué es eso que quieres de mí?‖ Él habló con voz áspera.
"Quiero que sigas el espíritu de Zoey hasta el más allá y te asegures de que ninguno de sus amigos" - ella dijo esa palabra con mucho desprecio – ―logren encontrar la manera de persuadirla para que regrese a su cuerpo".
El cuerpo del inmortal entro en shock. "He sido desterrado por Nyx del otro mundo. No puedo seguir a Zoey allí".
"Oh, estas equivocado, mi amor. Para que veas, tú siempre piensas demasiado literalmente. Nyx te expulsó – tu caíste - entonces no puedes regresar. Eso es lo que has creído por siglos. Ok, tú literalmente no puedes" Ella suspiró dramáticamente mientras el la miro inexpresivamente. "Tu primoroso cuerpo fue desterrado, eso es todo. ¿Dijo Nyx algo acerca de tu alma inmortal?‖
"Ella no necesitaba decirlo. Si un alma es separada de un cuerpo por mucho tiempo, el cuerpo morirá".
"Pero tu cuerpo no es mortal, lo cual quiere decir que tu alma puede ser distanciada indefinidamente sin morir". Ella dijo.
Kalona luchó por mantener alejado el terror que sus palabras le daban con esa declaración. "Es verdad que no puedo morir, pero eso no quiere decir que permaneceré intacto si mi espíritu deja mi cuerpo por mucho tiempo". Podría envejecer. . . enloquecer. . . Convertirme en un cascaron mortal. . . Las posibilidades se arremolinaron en su mente.
Neferet se encogió de hombros. "Entonces tendrás que asegurarte de terminar tu tarea pronto, para que puedas regresar a tu precioso cuerpo inmortal antes de que esté irreparablemente dañado‖. Ella le sonrió tentadoramente. "No me gustaría ver tu cuerpo estropeado, mi amor".
"Neferet, no hagas esto. Pondrás en movimiento cosas que requerirán un pago, con consecuencias que aun no estas lista para afrontar".
―¡No me amenaces! Yo te libere de tu prisión. Te amé. Y después tuve que verte actuar como un adolescente tonto por ella. ¡La quiero fuera de mi vida! ¿Consecuencias? ¡Las acepto! No soy débil, ni una ineficaz Alta Sacerdotisa que obedece las reglas de una diosa. ¿No comprendes eso? Si no estuvieras tan distraído por esa chica, no tendría que decírtelo. ¡Soy inmortal!, así como tu, Kalona" Su voz era escalofriante, y llena de poder. "Somos iguales. Tu solías creer en eso, y se que volverás a creerlo otra vez, cuando Zoey Redbird deje de existir".
Kalona fijo su mirada en ella, comprendiendo que Neferet estaba muy, pero muy disgustada, y se pregunto por qué esa locura sólo alimentaba su poder e intensificar su belleza.
"Esto es lo que he decidido hacer", ella continuó hablando metódicamente. "Voy a conservar tu sexy cuerpo, inmortal sin daño alguno escondido en alguna parte mientras tu alma viaja al más allá y te aseguras de que Zoey no regrese aquí".
"¡Nyx nunca lo permitirá!‖ Las palabras salieron de él antes de que pudiera detenerlas.
"Nyx siempre respeta el libre albedrío. Como su antigua Alta Sacerdotisa, sé sin lugar a dudas que ella dejará ir el alma de Zoey, si ella así lo quiere", Neferet dijo astutamente. "Recuerda, Kalona, mi amor verdadero, si te aseguras de que Zoey muera, eliminaras el último impedimento que tenemos para que ambos podamos reinar. Seremos muy poderosos en este mundo de maravillas modernas. Piensa acerca de eso - subyugaremos a los humanos y traeremos de vuelta el reinado de los vampiros con toda la belleza y la pasión y el poder ilimitado que eso significa. La tierra será nuestra. ¡Nosotros, ciertamente, le daremos vida nueva al pasado glorioso!‖
Kalona sabia que ella estaba sacando ventaja de sus debilidades. Silenciosamente, él se maldijo a sí mismo por haberle dejado aprender demasiado acerca de sus más profundos deseos. Él había confiado en ella, por eso es que Neferet sabia que el no era Erebus, y que nunca podría dominar al lado de Nyx en el más allá, y era por eso que había deseado recrear el otro mundo en este mundo moderno.
"Mira, mi amor, si lo considera lógicamente, lo correcto es que sigas a Zoey y cortes el enlace entre su alma y su cuerpo. Esto nos conviene para la realización de tus deseos". Neferet habló despreocupadamente, como si se tratara de una discusión por elegir el material de su último traje de noche.
―¿Cómo voy a encontrar el alma de Zoey?‖ Él intentó igualar su tono despectivo y de poder. "El más allá es un área muy vasta, sólo los dioses y las diosas pueden atravesarle‖.
La expresión blanda de Neferet cambio totalmente, haciendo de su belleza cruel, algo terrible para contemplar. ―¡no disimules y me digas que tu no tienes una conexión con su alma!‖ La Tsi Sgili inmortal inspiró profundamente. En un tono más razonable, ella continuó, "Admítelo, mi amor; Tu podrías encontrar a Zoey aun si nadie más podría. ¿Cuál es tu elección, Kalona? Dominar en la tierra al lado mío, ¿o permanecer como un esclavo en el pasado?‖
"Elijo dominar. Siempre elegiré dominar", él dijo sin titubear.
Tan pronto como él habló, los ojos de Neferet cambiaron. El verde dentro de ellos fue engullido completamente por el escarlata. Ella giro sus ojos - refrenando, enmarañando, fascinando. "Entonces escúchame, Guerrero Kalona, Caído de Nyx, juro que mantendré tu cuerpo seguro. Cuando Zoey Redbird, novata Suma Sacerdotisa de Nyx, deje de existir, juro que quitaré estas oscuras cadenas y dejaré que tu espíritu regrese. Entonces, después llevare tu cuerpo hasta el techo del castillo en Capri y dejaré que el cielo inyecte vida y fuerza para que puedas gobernar en este mundo como mi consorte, mi protector, mi Érebus". Mientras Kalona le observaba, incapaz de poder detenerla, Neferet punzo con una de sus largas uñas, atravesando su mano derecha. Conteniendo la sangre (ahuecando), ella elevo su mano, como una ofrenda. "Con esta sangre reclamo este poder; con esta sangre vinculo este juramento". La oscuridad que la rodeaba, se revolvió y descendió sobre su palma, contorsionándose, temblando, bebiendo. Kalona podía sentir la atracción de la Oscuridad. Esta le hablaba a su alma con susurros seductivos, y poderosos.
"¡Sí!” La palabra fue un lamento roto, e intenso que salió de su garganta mientras Kalona se rendía ante el poder de la Oscuridad.
Cuando Neferet continuó, su voz fue magnificada, y henchida de poder. "Es por tu propia elección que he sellado este juramento con sangre de la Oscuridad, pero si tu me fallas yo romperé-"
"No fallaré".
Su sonrisa fue mundana ante su belleza; sus ojos estaban turbios e inyectados de sangre. "Si tu, Kalona, Guerrero Caído de Nyx, quebrantas este juramento y fracasas en tu misión de vencer completamente a Zoey Redbird, la novata Alta Sacerdotisa de Nyx, mantendré dominio sobre tu espíritu aun si eres un inmortal".
La respuesta que dio, era tan inesperada por él, estaba envuelto por la seducción de la Oscuridad, contra la cual, por siglos el había luchado, y escogido la luz, pero ahora no. "Si fallo, tu mantendrás dominio sobre mi espíritu aunque yo sea un inmortal".
"Así lo has jurado". Otra vez Neferet cortó su palma, creando una X ensangrentada en su carne. El perfume de cobre flotó en el aire hasta Kalona mientras ella nuevamente elevaba su mano hacia la oscuridad. "¡Así será!‖ La cara de Neferet se retorció por el dolor mientras la oscuridad volvió a beber de ella, pero aun así, ella no se sobresalto - ni se movió hasta que el aire alrededor de suyo pulsara, y se hinchara debido a su sangre y el juramento.
Sólo entonces ella bajó su mano. Su lengua serpenteo afuera, lamiendo la línea de color escarlata y cortando el sangrado. Neferet caminó hacia él, se agacho, y suavemente colocó sus manos a los costados de su cara, de la misma manera que el había sujetado al chico humano antes de darle el golpe mortal. Él podía sentir la Oscuridad tamborileando alrededor y dentro de ella, como un toro furioso esperando ansiosamente las ordenes de su amante.
Sus labios enrojecidos por la sangre se detuvieron solamente por un instante antes de tocarle. "Por el poder que atraviesa a toda velocidad mi sangre, y por la fuerza de las vidas que he tomado, ordeno a vosotros, mis hilos de oscuridad, llenos de Oscuridad, tomar este juramento inmortal, junto con el alma de su cuerpo y le lleven velozmente hasta el otro mundo. Para que vaya y haga como le ordenado, y juro que sacrificaré la vida de un inocente que usted no ha sido capaz de corromper. ¡Sea para mi, como yo lo soy para usted!‖
Neferet respiro profundamente, y Kalona vio que los oscuros flujos oscuridad que le rodeaban, reptaban hacia sus labios, rojos por la sangre. Ella inhaló la Oscuridad hasta que se lleno con ella, y entonces ella cubrió la boca de él con la suya, llena de oscuridad y cubierta de sangre. Entonces ella sopló la Oscuridad dentro de él con tal fuerza que desgarro completamente su alma lejos de su cuerpo. Mientras su alma gritó en la agonía insondable, Kalona se elevo, hacia arriba, hacia el reino del que su Diosa le había desterrado, dejando su cuerpo sin vida, encadenado, atado a un juramento malvado, y a merced de Neferet.

_________________
avatar
Zoey Redbird
Alta Sacerdotisa

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 15/09/2011
Localización : Casa de la Noche

Ver perfil de usuario http://lacasadelanoche.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.